MOCIÓN CONTRA EL CIERRE DE RTVV Y DE APOYO A SUS TRABAJADORES

AMELIA RODRIGUEZ ARNAU, como portavoz del Grupo Municipal de Compromís del Ayuntamiento de Marines, y MANUELA CASTELLANO CUEVAS, como portavoz del Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de Marines, al amparo de lo que prevé el artículo 116 de la Ley 8/2010 de la Generalitat, de 23 de junio, de Régimen Local de la Comunitat Valenciana, presentan esta propuesta de resolución para incluirla en la orden del día de la próxima sesión ordinaria del Pleno Municipal que se convoque, y a los efectos de su debate y votación.

Asunto: Propuesta conjunta entorno el cierre de la Radio Televisión Pública Valenciana

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El Estatuto de Autonomía de los valencianos prevé, en su artículo 56.2 el desarrollo de medios de comunicación social a través de una Radio y Televisión públicas. Un deber de los gobernantes, la de una información pública y de calidad, recogido también a la Ley de Uso y Enseñanza del Valenciano, de 23 de noviembre de 1983, y en la Ley originaria de creación de la entidad pública Radio Televisión Valenciana (RTVV) la 7/1984 de 4 de julio.

Estas leyes fueron aprobadas por “la voluntad política de asumir la responsabilidad concreta de hacer avanzar la consolidación de la Administración Autonómica y la toma de conciencia de nuestros rasgos diferenciales como pueblo”.

La puesta en marcha de la Radio Televisión Valenciana (RTVV), la primera radio y televisión públicas estrictamente valencianas, en el año 1989, representó una oportunidad histórica para dotar al País Valencià de una herramienta fundamental que fomentara nuestra lengua y nuestra cultura, que ofreciera un servicio público básico a la ciudadanía y un medio informativo plural y próximo. Canal 9 y Radio 9 nacían con esta voluntad legal y con unas expectativas muy altas.

RTVV pretendía ser el medio de comunicación propio de los valencianos y las valencianas, y desde donde poder informar a la ciudadanía de su realidad más próxima, de los municipios, comarcas y a su vez del resto del mundo.

Uno de los ejes centrales que daban sentido a la creación de una televisión propia, fue la proyección de nuestra lengua, cultura y tradiciones, la difusión de nuestro patrimonio natural, cultural, musical, gastronómico, turístico, y al mismo tiempo convertirse en el motor de la industria audiovisual valenciana.

Tener una RTVV propia suponía un paso más al afirmar el autogobierno de los valencianos y dar un apoyo directo a nuestras señas de identidad. Así, en la Ley de creación del 1984 se avalaba esta decisión de avanzar en la consolidación autonómica y la toma de conciencia en la diferenciación como pueblo, siendo necesario la creación de unos medios públicos de comunicación social como una muestra inequívoca de la capacidad de un pueblo de avanzar en su desarrollo cultural propio.

La Plataforma “Sí a RTVV, la nuestra”, creada en 2012 por diversas personas y entidades del sector audiovisual valenciano, a raíz de la “Declaración de Burjassot”, manifestó los principios que defienden una radio y televisión valenciana viable como servicio público fundamental para la defensa y el uso de nuestra lengua, el conocimiento de la realidad territorial y cultural valenciana y la cohesión social.

La gestión política, sin embargo, de nuestra televisión pública, no ha estado acertada y las diferentes direcciones a lo largo del tiempo la han conducido a una quiebra económica, de audiencia y de credibilidad. Mucha gente acabó dejando de lado Canal 9, por inútil, por parcial y poco atractiva; siempre, sin embargo, quedaba le esperanza que aquello que se había pervertido desde una gestión poco adecuada se pudiera revertir con un nuevo modelo centrado en los objetivos fundacionales de RTVV.

En los últimos días, hemos asistido al cierre unilateral y súbito de la Radio Televisión Valenciana, al negarse el Gobierno Valenciano a acatar la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia que revocaba el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que ya había afectado a más de un millar de trabajadores y trabajadoras.

El cierre de la RTVV, la de todos los valencianos, certifica el desmoronamiento del gobierno del Partido Popular en la Generalitat colapsado por la deuda pública y amenazada por numerosos casos de corrupción y despilfarro de los fondos públicos, un régimen del que Canal 9 no ha sido una excepción.

El cierre del Ente Público supone la renuncia al desarrollo del autogobierno valenciano y también la pérdida de un derecho identitario como pueblo que agrede directamente nuestra cultura, nuestra lengua, y nuestras señas de identidad, así como también impide nuestro desarrollo económico y social.

El 9 de febrero de 2013, con un agujero económico brutal y unos índice de audiencia ínfimos del 4%, el Consell culminó un expediente de regulación de empleo que afectó a 1.183 trabajadores y trabajadoras de RTVV. Un proceso desautorizado por los tribunales y que atenta incluso a los derechos fundamentales de los trabajadores y trabajadoras. Sentencia que ahora quiere utilizar el Consell como elemento para llevar adelante el cierre de una entidad que, según los profesionales de los medios audiovisuales es viable y necesaria.

La pérdida ya se irreversible, tan solo considerando las 1.700 personas que pierden su trabajo a las que se deben sumar los miles de familias que se verán afectadas por la desaparición de este ente público.

La deuda de más de 1.300 millones de euros que deberemos pagar entre todos los valencianos y valencianas, es la consecuencia directa de la nefasta gestión del Partido Popular que ha utilizado durante casi dos décadas la radio televisión pública, la de todos, como instrumento a favor de sus propios intereses partidistas.

Hoy, cuando ya está ahogada por la deuda y no pueden sacar más rédito político, la cierran, culpando de forma vergonzosa a los trabajadores, y queriendo hacernos creer que lo hacen para no “cerrar hospitales” cuando ya han dilapidado el Estado de Bienestar de la Comunitat, realidad que ya conocen todos los valencianos.

Por todo eso, el grupo municipal Coalición Compromís y el grupo municipal Socialista presentan para su consideración y aprobación por el Pleno los siguientes

ACUERDOS

Primero.- Manifestar el rechazo absoluto de la corporación a la decisión del Consell de cerrar RTVV.

Segundo.- Instar al Gobierno de la Generalitat a revocar con carácter inmediato su decisión de cerrar la Radio Televisión Pública Valenciana.

Tercero.- Establecer medidas de diálogo, junto con el resto de fuerzas políticas de Les Corts Valencianes, el consejo de Administración de RTVV y representantes de los trabajadores, para garantizar la viabilidad y continuidad de la Radio Televisión Pública, valenciana, próxima, plural e imparcial como servicio público fundamental para la defensa y el uso de nuestra lengua, el conocimiento de la realidad territorial, cultural y de cohesión social.

Cuarto.- Dar pleno apoyo a los trabajadores y las trabajadoras de RTVV.

Quinto.- Notificar el presente acuerdo, para su toma en consideración a

1. Presidente de la Generalitat
2. Portavoces de los grupos parlamentarios en Les Corts Valencianes
3. Director de RTVV
4. Comité de Empresa de RTVV

Marines a 14 de noviembre de 2013.

Arxivat en:

Els comentaris estan tancats.